lunes, 14 de abril de 2014

BAKER


BAKER, NICHOLSON (2009): Humo humano, debate

La II Guerra Mundial levanta pasiones desde sus orígenes y nunca dejará de hacerlo. Como bien se ha señalado, laprimeravíctima de unconflicto es laverdad.

En este caso, un pacifista norteamericanoemplea como título una expresión de FransHalder durante suinternamiento. Enrealidad, enlas páginas de esta obra se sucedentrozos de comentarios de periódicos, de libros, de discursos, hasta elaño 1941.

Resulta de indudableinterés, pero exige unconocimientoprevio sobre laconflagraciónpues de otro modo habrápasajes que no se lleguen a entender.

De nuevo se pone sobre la mesa la eterna cuestión: en cada persona se aloja unángel y undiablo. Es imprescindible tratar de que salga elprimero y no el segundo. Cuando no sucede así, el horror se extiende por el mundo durante algún tiempo hasta que eldemonioregresa al lugar de donde nunca debería escapar.

miércoles, 9 de abril de 2014

BAKUNIN


BAKUNIN, M.: Patria y Nacionalidad.


Aristóteles escribió que la más noble de las actividades a la que el hombre debería dedicarse es la política. Entendía el pensador griego que coordinar a los ciudadanos es el mejor servicio que cualquiera podría desear para su existencia.


Desde entonces, y antes también, ha habido profesionales de la política maravillosos y otros sencillamente lamentables. En cualquier caso, casi cualquier persona sobre esta tierra desarrolla algunas ideas sobre lo que considera que debe ser el mejor modo de organizar las relaciones sociales. También quienes consideran que términos como los de patria o nacionalidad deberían ser demolidos para dar paso a un supuesto e idílico paraíso donde todo se desarrollaría a favor de la persona.


De ahí el interés de este ensayo de Bakunin, en el que se proponen sugerencias más cercanas a la utopía que a la realidad. Con todo, escuchar a esos poetas –a veces con pico y pala o con dinamita en las manos- que prometen mundos tan inexistentes como imposibles resulta interesante.

lunes, 7 de abril de 2014

CARLOS DE BENITO: UN ARTÍCULO AUDAZ


La semana pasada, Carlos de Benito, uno de esos grandes profesionales que se han desarrollado en el ámbito de la dirección y gestión de los Recursos Humanos en España, publicó un artículo sobre el estado del arte del Management español en el entorno internacional. Además de agradecerle la mención que hace de mi trabajo,  junto al de otros colegas a los que mucho aprecio, considero que en su escrito refleja verdades como puños sobre la idiosincrasia española. He aquí sus reflexiones: http://www.diariocritico.com/emprendedores-2020/management/carlos-de-benito/452147

domingo, 16 de marzo de 2014

LLAMAD A CUALQUIER PUERTA


Título: Llamad a cualquier puerta

Director: Nicholas Ray

Intérpretes: Humphrey Bogart y John Derek.

Año: 1949

Temas: Afectividad. Ambición. Apariencias. Asesoramiento jurídico. Trabajo y familia. Violencia.
 

 
      
 
John Derek es un muchacho en el que se cumple la regla matemática de “dime con quién andas y te diré quién eres”. Al principio, su piadosa madre le tenía “controlado”. Pasado el tiempo, va uniéndose con lo peorcito del barrio. Desde el comienzo, Nicholas Ray va manifestando su deseo de dejar claro que el muchacho no es tan malo, sino que las influencias externas son las que han ido entonteciéndole, y convirtiéndole en un descuidero de poca monta.
            Pasa el tiempo, y de aquellos polvos llegan estos lodos. Derek es acusado de haber dado muerte a un policía. Cuando “el cuerpo” se siente amenazado, las cosas –antes y ahora- parecen funcionar más deprisa, y el muchacho es detenido casi de inmediato.

            El inolvidable Humphrey ha estado de algún modo relacionado con la familia desde tiempo atrás. Ahora, ante el nuevo embrollo, no está muy motivado para implicarse como abogado en la solución del caso.

            Resulta sublime la interpretación de Bogart cuando su chica –apiadada por el futuro del muchacho- le solicita con la mirada que no lo deje de lado. Como buena mujer, acaba ganando la batalla, y Bogart asume la defensa de un caso en el que no deseaba verse comprometido. Sin necesidad de que la moza abra la boca, Bogart saldrá casi corriendo:

            -Vale, vale, lo haré, pero no digas nada más.

            Sus intervenciones ante el jurado son, con mucho, lo mejor de la película. Con continuos flash-back, y a pesar de ser un metraje producto indudable de estudios de escasas posibilidades técnicas (la película es de 1949), el interés permanece de principio a fin. No faltan ninguno de los recursos para manifestar que la vida del muchacho acusado ha sido un cúmulo de desgracias. Parecería que Nicholas Ray quisiera parafrasear nuestra obra clásica: Fuenteovejuna le mató.

            Tras idas y venidas, análisis de los hechos, compra de testigos, etc., se llegará a un final sorprendente, que mantiene el interés hasta el último instante.

            Son muchas las enseñanzas para el mundo de la empresa, y de las personas que en él se desenvuelven:

            1.- La formación no es lo mismo que el adiestramiento. La “llave” para evitar “malos comportamientos” no ha de estar en las imposiciones externas, sino en la correcta ayuda para que cada uno asuma determinados estilos de vida.

            2.- Una familia sin padre tendrá más dificultades para la formación de los propios hijos, sobre todo si –como es el caso de la película- falta una mulier fortis que supla.

            3.- El trabajo habitual, constante, aunque sea pagado de forma insuficiente, es siempre preferible a métodos de enriquecimiento rápido pero que van contra la dignidad de la persona (lo mismo da que se trate de robos con violencia o sin ella).

            4.- Antes se coge a un mentiroso que a un cojo. Más pronto o más tarde, la conciencia –ese juicio próximo de moralidad que todos llevamos incorporado a nuestro “sistema operativo” y que no puede diseñar las leyes, sino más bien “aplicarlas”- no dejará dormir tranquilo. Acaba saliendo a la luz, no pocas veces de manera abrupta.

            5.- La compra de testigos falsos, aunque en algunos lugares haya llegado a convertirse en lugar común, es gravemente dañina para las relaciones sociales.

            6.- En la vida –y en cualquier empresa- hay algunas personas que son fundamentales. Una de ellas es un abogado. Cuando los referentes morales van disminuyendo, se produce un desarrollo imparable de la legislación. Es lógico, pues si la motivación interna no funciona, se procura sustituir por condicionamientos externos.

            7.- Toda persona, incluso aquellas que parecen aparentemente “más duras” en sus relaciones laborales, necesitan un refugio afectivo en el que encontrarse a gusto.

            8.- La doble lógica en el comportamiento –trato grato con los propios, adusto con los ajenos- acaba por “romper” a la persona. En este caso, es la rudeza la que acaba imponiéndose, al cabo, también en el trato con quien parece que se quiere. Las consecuencias, en el metraje y en la vida, resultan dramáticas.