lunes, 30 de mayo de 2011

EL MANAGEMENT ESPAÑOL VISTO DE EE.UU.

En el último número de la revista Manager Business Magazine, probablemente la revista más rigurosa del sector, uno de los profesionales más destacados de la consultoría en EE.UU. Edward M. Arroyo ha publicado un artículo en el que ofrece su punto de vista sobre la situación del Management en España, tal como lo contemplan desde EE.UU.: http://www.aefol.com/8/entradasdetalle.asp?key=4480
Es de entrada muy alentador que el país de referencia en gobierno de personas y organizaciones acepte que desde España se están realizando aportaciones de peso, que están teniendo influencia también entre los pensadores de Estados Unidos.
Cita Edward M. Arroyo a profesionales como Nuria Chinchilla, José Aguilar, Marcos Urarte, José Manuel Casado, Lourdes Molinero… Y tiene a bien señalarme como el adalid de lo que él denomina la Escuela Española de Management.
Mis sentimientos son obviamente de agradecimiento, a la vez que de un incremento en la responsabilidad para seguir adelante en este esfuerzo intelectual por continuar aportando modelos de gestión que mejoren los resultados y también las condiciones de posibilidad para la vida honorable de todos los implicados en una organización, sea ésta pública o privada.
La mejora de los sistemas de gobierno de personas es una tarea imposible de culminar. Las aportaciones de unos y otros deben contribuir, esto sí, a que sea realidad ese reto de lograr que nuestras estructuras organizativas mejoren en productividad y competitividad a la vez que todos los grupos de interés –los stakeholders- salen beneficiados.
Éste es mi propósito desde hace muchos años, y espero siga siéndolo en un futuro. La obra que estoy revisando –y que verá la luz en octubre- sobre las enseñanzas de la Roma clásica para el gobierno de organizaciones contemporáneas va también en esta dirección.


Javier Fernández Aguado

lunes, 23 de mayo de 2011

Servidores de la res pública

El mes de mayo va a suponer un cambio profesional para cientos de personas. La insipiencia (ausencia de conocimientos debidos) demostrada por algunos de los que han pilotado el país en los últimos años ha empujado a muchos votantes a confiar en que un cambio en quienes dirigirán determinadas administraciones locales y comunidades autónomas implicará una mejora.

Independientemente de las siglas bajo las que alguien milite, quien aspira a desarrollar su actividad profesional como dirigente político debería recordar que ha de ser siempre un servidor de sus conciudadanos. Aspirar o apalancarse en un puesto de gobierno sin la conciencia de que ha de ser un trabajo esforzado, diligente y en pro de otros, sería la mayor de las traiciones no sólo a los demás, sino a la propia conciencia. Es importante recordar que –por poner un ejemplo desafortunadamente no infrecuente- que quien roba se hace ladrón; y quien miente, mentiroso.

Unas pruebas básicas para poder acceder a una carrera política sería un medida de sensata prudencia. Mucho más que ideólogos, son precisos tecnócratas. Es decir, personas con preparación económica, jurídica, técnica… suficiente.

Leer obras como El gran equipo, de Ignacio Bernabé; Manuel de vida, de Epicteto; Ética a Nicómaco, de Aristóteles; Educación del príncipe cristiano, de Erasmo…; son unos buenos títulos para empezar esa imprescindible formación que precisan quienes asuman, o reiteren, en estas semanas un puesto en una entidad local o en una Comunidad autónoma.

lunes, 16 de mayo de 2011

EL "PAGO" DE LA CULTURA. El ejemplo de Penia, Poro, Pluto y las Erinias


Nunca ha sido especialmente apreciada la ciencia en el mundo de la empresa. Quizá porque el día a día de la actividad comercial se come las energías precisas para que un pensamiento ahonde.

No tiene buena prensa la formación profunda. Se buscan más bien soluciones para lo inmediato. No interesan los porqués sino los cómos. Parecería que los primeros hacen perder el tiempo.
Quien así actúa no se da cuenta de que tal vez llegará a ser acaudalado, pero no sabrá siquiera para qué lo es.
Muchas veces se refirieron los sabios griegos a esta cuestión, desde ángulos complementarios.
Penia es la personificación de la Pobreza. Tanto que se le conoce un solo mito: haberse unido a Poro (hijo de Metis, que tiene recursos) tras un banquete en la mansión de los dioses. De aquel encuentro nació Eros, el Amor.

Pero , ¿quién es Eros? y ¿qué papel representa en el mundo de los intercambios mercantiles? ¿Es siquiera necesaria su presencia en un ambiente en que todo ha de consistir en comprar barato y vender lo más caro posible?

Anda siempre Eros, como la sabiduría, a la zaga de la contemplación del sentido global de la existencia. Y siempre, de una manera u otra, encuentra medios para profundizar, a pesar de las dificultades y obstáculos que de continuo se encuentra. No es la sabiduría -el Eros- un ser que quede satisfecho por mucho que logre. Siempre aspira a más. ¿No sería incorrecto identificar aquí amor -Eros- con sabiduría-inteligencia? No, porque al final, de verdad, se acaba conociendo lo que se quiere conocer.

Disfruta la sabiduría intranquilizando a quienes piensan que ya lo han alcanzado todo. Bajo su apariencia de niño inocente, que juega a las nueces (los bolos) con otras divinidades jóvenes, Eros está en condiciones de producir cuando lo desea notables heridas. Paralelamente, la sabiduría está también en condiciones de resolver las difíciles cuestiones que se plantean -no tanto desde el punto de vista táctico- como desde el estratégico, que exigen una visión más amplia de la realidad.
Así sucedió por ejemplo con Psique cuando, a pesar de las indicaciones del oráculo, encendió una lámpara para ver a aquel con quien compartía lecho. Al despertar Eros, huyó de su lado. Sin embargo, tras no pocas peripecias, la sabiduría -el Amor- volvió a convivir pacíficamente con Psique. Habían tenido los dos que demostrar paciencia para superar los obstáculos -que eso es ya Sabiduría-, y también inteligencia para no acudir a atajos que no solucionan seriamente las dificultades.
Cuando no se está dispuesto a rendir el imprescindible culto a la sabiduría, las sociedades degeneran. Las Erinias eran denominadas también Euménides (las Bondadosas, para adularlas y no provocar su cólera). Divinidades violentas, nacieron de la sangre que surgió de la herida provocada a Urano por su hijo Crono cuando le castró por sugerencia de su madre, Gea.
Estas fuerzas primitivas no aceptan ninguna autoridad. La única referencia para ellas son ellas mismas. Aunque no se excluye la existencia de más, se reconocen habitualmente tres: Alecto, Tisífone y Megera. Representadas como genios alados, con serpientes en su pelo y antorchas y látigos en sus manos, enloquecen a sus victimas. Son como perras adiestradas para dañar a los humanos. Al acabar su lamentable labor se recuperan en el Érebo, la Tiniebla de los Infiernos.

Valorar la sabiduría, frente a conocimientos meramente técnicos, es una asignatura pendiente en la sociedad contemporánea. Sólo se aprecia aquello que tiene un retorno crematístico a corto plazo. Triste es que sólo se considere lo accidental. Eso lleva a que en demasiadas ocasiones se parcialice la toma de decisiones, olvidando que hay que apostar siempre por el medio y largo plazo, y que ése se encuentra siempre del lado de la dignidad de la persona.

Parecería que tiene razón el mito de Pluto (la Riqueza). Pasaba éste por haber nacido en Creta, fruto de los amores de Deméter y Yasión. Figura en el cortejo de su padre, con los rasgos de un niño que en sus brazos sostiene el cuerno de la abundancia.

Poco a poco se convirtió Pluto en un rico "independiente": no en vano dinero llama dinero. Procuraba Pluto beneficiar a los buenos, a los sabios, a lo que algo aportaban, para que siguieran promoviendo el bien de la humanidad. Pero un día Zeus, no se sabe muy bien por qué (tal vez porque él mismo no se sentía especialmente "bueno"), decidió cegarle.

A partir de entonces, Pluto avanza por los caminos del mundo beneficiando a buenos y malos, con absoluta indiferencia hacia unos y otros.

A veces cabe pensar que no es real esa ceguera, porque sucede que son los ignorantes, los patanes, los insipientes, quienes más beneficios reciben en esa lluvia de regalos de bienes terrenos que Pluto proporciona. Eso provoca que salvo aquellos pocos que aman a la sabiduría por encima del rendimiento económico, la mayoría se lance a una loca carrera por poseer aunque sea a costa de no poseerse.

lunes, 9 de mayo de 2011

Attila


Título: Attila
Director: Dick Lowry.

Intérpretes: Gerard Butler, Powers Boothe, Simmone Mackinnon, Tim Curry, Reg Rogers, Alice Krige, Steven Berkoff, Tommy Flanagan, Pauline Lynch, Liam Cunningham, Andrew Pleavin y Jolyon Baker.
Año: 2001
Temás: Acoso sexual. Alianzas Estratégicas. Despotismo. Estrategia. Liderazgo y ejemplo. Poder y liderazgo.

Atila (a. 406-453) queda sólo en el mundo tras el ataque de una tribu de hunos contra aquella a la que pertenecía su padre. Ya desde pequeño dio muestras de valentía, pues se negó a arrodillarse ante quienes han perpetrado la matanza. Huye y es acogido por un hermano de su padre. Desde entonces se vuelca en conseguir la unidad de los pueblos hunos, siguiendo los consejos de su progenitor.
Aunque acusa sus orígenes –haber sido diseñada para una suntuosa miniserie de televisión-, la película resulta interesante. Acumula, eso sí, dos defectos: es lenta en el desarrollo de la narración y le sobran minutos.
Atila, enfrentado a los visigodos por ayudar a los romanos, con quienes se alía, acaba acudiendo a la Urbe, donde aprende las técnicas empleadas por quienes han conquistado el mundo. Allí conoce también el ambiente degenerado que coadyuvaría a la conclusión de aquel imperio.
Muchas son las enseñanzas que esta película ofrece para la dirección de organizaciones. Entre otras:
1.- Las instituciones –y en general las civilizaciones- precisan de gente entregada por la causa para ir adelante. Cuando el objetivo final se vuelve gozar, o el mero statu quo, lo conseguido hasta el momento va disolviéndose.
2.- El ejemplo de la Alta Dirección es básico. En este caso, ni el emperador –Valentiniano III- ni Atila lo son de comportamiento para sus seguidores. Aunque exteriormente no quede sino bajar la cabeza, interiormente cada uno procura organizarse lo mejor posible.
3.- Quien a hierro mata, a hierro muere, reza el refrán. Aquí, el general romano que encabeza la lucha contra Atila, Aecio, emplea las peores armas para superar a sus enemigos; al final será él quien caiga víctima de aquel a quien intentó manipular.
4.- Rara vez se cometen daños sin ser reparados tiempo después. Cuando un directivo impresentable (en la película es malvado, normalmente suelen ser patanes) actúa contra sus propios subordinados, acaba siendo puesto en evidencia y ridiculizado por aquellos mismos a quienes ofendió. Cambiar todo en una organización y asegurar que nada ha variado produce hilaridad para los ajenos, y también para los propios que aún tengan sentido común.
5.- Quien está excesivamente ‘sexualizado’ difícilmente se encuentra en condiciones de gobernar. Tanto Atila como el emperador romano parece que piensan más con la entrepierna que con la cabeza. Los dos demuestran su vulnerabilidad.
6.- Todo el mundo está dispuesto a entregar lo que no es suyo para sacar adelante los proyectos. Cuando es preciso rascarse el bolsillo surgen mil excusas para evitar actuar como se debería. ¡Ay del Senado romano!
7.- El líder, se repite con insistencia, tiene que ir por delante. Cuando la gente ve que tiene miedo, que no vive lo que propone, acaba perdiendo su posición y es relegado a posiciones secundarias.
8.- Las subidas y las bajadas en el mundo profesional deberían importar menos de lo que habitualmente lo hacen. Los puestos de mando sólo resultan imprescindibles para quienes no tienen suficiente consistencia antropológica para poder vivir sin ellos. ‘Nolentibus dantur’: debería sólo confiarse el gobierno a quienes no tienen interés por tener cargos.
9.- Ir por la línea directa no es siempre el camino más corto. Las batallas más sencillas son ganadas así, pero las realmente complicadas exigen estrategias y tácticas definidas.
10.- Quien gobierna tiene que estar dispuesto a inmolarse. Quien es inmaduro, juguetón, frívolo..., no debería ocupar nunca un puesto de responsabilidad. Tampoco quienes sólo saben refrendar órdenes de sus superiores. La rigidez destroza personas y organizaciones.
11.- Repite el general romano en varios momentos:
-Hay que saber prescindir de todo lo que no es imprescindible para lograr las metas que se desean.
Esa pragmática y cruel afirmación le es repetida cuando –acabada su misión- el emperador acaba con su vida ante el resto de la corte. Enseñanza: cuando uno está en alza, todo el mundo quiere unirse. Si las cosas se tuercen, sólo los amigos –los de verdad- estarán cerca. Dentro del ámbito profesional, muy pocos. Y habitualmente son los más valiosos humana y profesionalmente.
Sorprende que quien impidió que Atila invadiese la capital de Imperio –el Papa León- no aparezca. Quizá por ignorancia del guionista o porque algunos no desean reconocer la positiva influencia que la Iglesia ha tenido en diversas encrucijadas.
La película concluye con una banalidad: asegurar que tras la desaparición de Atila Europa cayó en manos de una edad media oscurantista. ¡Ojalá los guionistas estudiasen un poco más antes de hacer el ridículo con afirmaciones tan irrespetuosas con la verdad histórica!
Aprender a gobernar es una ciencia artística. Quien ocupe un puesto de dirección ha de empeñarse por desarrollar el arte del buen gobierno. Algunas organizaciones –también de las que tuvieron reconocimiento- acaban en la mediocridad por culpa de mandos intermedios (y de otros que no lo son) que no cuentan con una preparación básica para gobernar, aunque se les llene la boca hablando de personas. La buena voluntad no es suficiente.

martes, 3 de mayo de 2011

El mes de mayo

Tras un agitado mes de abril, comienza un apasionante mayo. Espigo alguna de las fechas en las que están previstas conferencias o ponencias de diversa índole: el día 3 volveré a ocuparme de mi Cátedra en la Escuela de Negocios de Navarra, donde estaré con los diversos MBA’s, tanto de postgrado como ejecutivo, que este año han seguido creciendo en número de asistentes. La focalización en el área del liderazgo con ponentes ilustres tanto navarros como procedentes de otros lugares de España –entre los que destaca José Aguilar- es un buen atractivo tanto para los nacionales como para los muchísimos foráneos que acuden a Pamplona cada año para cursar estudios en Foro Europeo. El día 9, en Madrid, pronunciaré, Dios mediante, la conferencia inaugural del Congreso EZA, que acogerá a profesionales de diversos países de Europa. Javier Morillas, un destacado profesional del mundo jurídico y de la formación universitaria es el promotor de este encuentro en nuestro país. Compartiré mesa presidencial en esa inauguración con Carlos Romero, Presidente de la ACNP; Roswitha Gottbehüt, Secretaria General de EZA; Julio Salazar, Secretario General de USO, y Javier Morillas, Director del Seminario El día 12 tendrá lugar en Barcelona el Manager Business Forum en el que tendré el placer de participar junto a ponentes como Marcos Urarte (presidente del grupo Pharos) o Gabriel Ginebra (ex profesor del IESE). Yo abordaré a media mañana la cuestión de los fundamentos antropológicos del coaching directivo. Este Congreso, que acogerá a varios miles de profesionales como en sus pasadas ediciones, está abierto a todos los interesados que deseen inscribirse. Es, desde hace muchos años, el Congreso que en sus diversas ediciones –Bilbao, Barcelona, Valencia y Madrid- acoge a más directivos. Supongo que sus organizadores –los profesionales de Interban Network- se sonríen cuando otros encuentros se publicitan con esa afirmación, que sólo puede ser realizada sobre Mananager Business Forum desde hace al menos tres lustros. Nuevos programas me esperan también en mayo en La Palma (para altos directivos de empresas Canarias), y en Sevilla (para el IAT). Entre otros destinos del mes, se incluye Santander, donde una vez más –y va más de media docena- seré ponente el día 31 en el ciclo de conferencias organizado por CEMIDE. Por allí han pasado, a lo largo de los años, economistas como Juan Velarde, José Barea, Ramón Tamames José María Fernández Pirla, Eduardo Bueno o Emilio Ontiveros. El presidente de CEMIDEEnrique Campos- me ha solicitado en esta ocasión, para este foro abierto que se celebrará en el hotel Bahía, una conferencia sobre las Claves para el éxito en la creación de empresa, con motivo de la 5ª edición de 1010 Consejos para Emprendedores. Ha sido tal la acogida de esta nueva edición, que en pocos meses se ha agotado, y ya estoy preparando la 6ª, también para la editorial LID. Por lo demás, y como todos los meses, seguiré dedicando mis dos horas diarias al estudio, y también no poco tiempo a los procesos de coaching directivo que se encuentran en marcha: siempre –desde hace años- están en curso media docena. Nunca más, porque procuro dar el mejor servicio posible a las personas que a mí acuden para este tipo de asesoramiento. Cuando acabo uno, comienzo otro con las personas que así lo solicitan, pero sin superar nunca esa cifra.