lunes, 19 de septiembre de 2011

ALGUNOS POLÍTICOS ¿SON AVIESOS O SENCILLAMENTE MENTECATOS?



Hace pocos días tuve ocasión de leer en un periódico progubernamental unas declaraciones de José María Barreda. No suelo dedicar tiempo ni atención a la política contemporánea. Me aburre soberanamente por su falta de perspectiva y profundidad. En esta ocasión lo hago porque, de ser ciertas las palabras recogidas en ese Medio, difícilmente puede plantearse otra alternativa: o estamos en manos de inicuos o de majaderos.

La pregunta formulada era la siguiente:
- Durante su mandato, Castilla-La Mancha se convirtió en la comunidad con más déficit.

La respuesta (cito literalmente):
- Yo soy un presidente autonómico, no un contable, y no afronto la política con esa mentalidad.

Hay que lograr la sostenibilidad del sistema pero cuando llegué a la Junta, Castilla-La Mancha tenía un déficit histórico más importante. Somos la comunidad con más déficit pero también la que más ha invertido en educación, la que mejor sanidad pública tiene, la mejor comunicada por autovías, la mejor en atención a la dependencia... He dejado una comunidad mucho mejor preparada para el futuro.

¿Alguien con sentido común podría aceptar que el director general de una Compañía afirmase: Yo soy presidente de una empresa, no un contable, y no afronto mi trabajo con esa mentalidad?
¿Alguien con dedo y medio de frente podría aceptar que un padre de familia dijese: Yo soy padre de familia, no un contable, y no afronto mi responsabilidad con esa mentalidad?
¿Cómo es posible que alguien deje en la ruina una organización y sacar pecho para afirmar que ha hecho lo correcto?

No hay que ser contable, sino poseer una mediana inteligencia (no excesiva) para saber que gastar lo que no se debe es un grave error. A veces, puede ser un delito, y cuando menos es una manifestación de insania.

Y se permite continuar el conspicuo personaje con las siguientes reflexiones: En 2008, cuando cayó abruptamente el sector inmobiliario, ese nivel de ingresos bajó y nos vimos afectados de la noche a la mañana, pero no renunciamos a mantener los proyectos emprendidos.

Lo que para un directivo sería indicio delito –emprender a sabiendas inversiones que con certeza no puede pagar-, algunos político lo asumen como lo más normal del mundo.

Sólo en un punto estoy de acuerdo con las nefandas declaraciones a las que me estoy remitiendo. En el punto en el que el político afirma: Me gustaría que se pusiera la lupa de la misma forma en Murcia o Valencia.

Javier Fernández Aguado

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada