domingo, 20 de mayo de 2012

EL DÍA MÁS LARGO


Título: El día más largo
Directores: Ken Annakin, Andrew Marton, Bernhard Wicki y Gerd Oswald.
Intérpretes: Richard Burton, Sean Connery, Mel Ferrer, Henry Fonda, John Wayne, etc.
Año: 1962
Temas: Constancia. Coordinación. Equipos. Esfuerzo. Estrategia y tácticas. Motivación. Poder y liderazgo.

Muchas veces se ha comparado la actividad mercantil con una guerra en la que también se suceden las batallas. Y, aunque con algún posible matiz, no falta razón a la comparación, porque las tácticas y estrategias que han de aplicarse en mucho coinciden: descubrir las iniciativas de la competencia (enemigos), medición del músculo financiero (de los escuadrones de reserva), capitalizar razonablemente (prepararse para nuevas oleadas de ataque), etc.

El día más largo mereció dos Óscars en 1962, y desde entonces ha sido reiteradamente puesto de ejemplo. Aunque adolece de algunos de los males del género -fundamentalmente cuando tiene cuño americano-, como es presentar a los alemanes como si fueran atontados, y a los americanos como llaneros solitarios que restauran libertades perdidas, son abundantes las enseñanzas que para la empresa pueden obtenerse:
1.- Es fundamental que los equipos se encuentren motivados. Sólo cuando esto sucede,podrá contarse realmente con ellos en los momentos menos buenos. En el caso que nos ocupa, no retrasando más la puesta en marcha de las opericiones, porque la inanición puede provocar un destensamiento difícil de recuperar.
2.- La seguridad de que no se abandonará a la gente, como si de un kleenex se tratara, ayuda a que todos se consideren apoyados. El servicio médico funcionando desde los primeros momentos, y la audacia de quienes se encargan de los heridos son realidades básica para que todos sepan que cuando ellos pasen por un mal momento, también serán ayudados.
Pocas cosas hay más desmotivadoras en una organización que contemplar que quien precedió en el puesto, o el de al lado, o nosotros mismos, no es sino un tornillo más de un sistema, en el que el cambio puede ser realizado de manera casi instantánea.
3.- Es preciso llevar a cabo procesos de empowerment. El exceso de control produce rigideces y personalidades patológicas, siempre pendientes del gesto de quien en ese momento ocupa la poltrona.
4.- Hay que diseñar estrategias, y también tácticas concretas para poner por obra sucesivamente aquellos pasos que conducirán a la meta anhelada.
5.- La discreción es fundamental para que la competencia no descubra cuáles serán las siguientes maniobras.
6.- Emprender iniciativas de despiste del contrario es importante. En el caso de las entidades mercantiles, el límite sería la licitud de estas actuaciones. Empresarios hay que llegan a falsificar hasta ofertas de otros competidores. Quizá en ocasiones salgan triunfantes, pero la falta de ética se acaba por pagar, antes o después: casi siempre, antes.
7.- Es preciso tener una razón para hacer las cosas. En este caso, la insistencia en la recuperación de la libertad para Europa es el motor principal que lleva a luchar hasta quedar extenuados. Se verifica una vez más que son los poetas quienes mueven a los pueblos: esa ilusión llevó a muchos a perder su vida.
8.- El dinero –en general el exceso de bienes o, mejor dicho, el apegamiento a ellos- hace que la gente tenga más miedo en la lucha. En una magistral interpretación, uno de los soldados, enriquecido en juegos de cartas, decide deshacerse de lo obtenido, en parte por darse el gustazo de apostar sin límites, pero también para que eso no le frene.
En el mundo de la empresa, la excesiva atención a la propia imagen daña, porque hay quienes –incluso emprendedores noveles- consideran que si no disponen de grandes despachos, de llamativos coches, no pueden trabajar... Faltan voluntades y sobran abalorios en muchas organizaciones tanto públicas como privadas.
9.- Los aprovisionamientos son fundamentales en cualquier organización. En el caso del desembarco de Normandía, era obvio que la batalla la ganarían los aliados, aunque sólo fuese por la cantidad de recursos de los que podrían ir disponiendo, frente a unas reservas mermadas para los alemanes. Traducido a nuestro tema: la capacidad de financiación es fundamental para aguantar el tirón. Sólo quien cuenta con medios suficientes soporta períodos de crisis. La falta de capitalización es una de las causas de muchos hundimientos empresariales: se olvida que habitualmente los ingresos son menores que los presupuestados, y los gastos mayores...
10.- La creencia en el líder tiene ventajas, pero también grandes inconvenientes. Con palabras del profeta, podría repetirse –y particularmente en este caso-, aquello de maledictus qui posuit spem suam in homine: ‘maldito quien pone su esperanza en un hombre’.
En parte a causa de su personalidad, y en parte con amenazas sin cuento, Hitler consiguió que las autoridades civiles y militares alemanas le bailaran el agua. Para entender este proceso de despersonalización y alienación –que con tanta frecuencia se da en las organizaciones- puede leerse el trabajo (en dos volúmenes) realizado por el profesor británico Ian Kershaw, de la Universidad de Sheffield.
Como en casi todas las películas, alguna ‘errita’ se ha colado también en ésta. En concreto, poco antes que se inicie el ataque de paracaidistas, los ayudantes de un general alemán le regalan un pastel por su cumpleaños, en el que se lee claramente: "To General ..... - Happy Birthday - 6th June 1944". ¿No es evidente que dicha dedicatoria habría sido escrita en alemán?

           


No hay comentarios:

Publicar un comentario