domingo, 1 de julio de 2012

EN EL JARDÍN DE LAS BESTIAS


Durante dos años, hace ahora tres, dediqué cientos de horas a estudiar la organización nazi. Leí muchas docenas de libros de los principales protagonistas –Speer, Von Manstein, Guderian…-, además de las obras de los más selectos historiadores que se han centrado en esa época, desde Beevor a Robert Service o IanKershaw, por mencionar unos pocos.

Ahora, estoy centrado en el estudio del Egipto faraónico. Periódicamente intercalo lecturas sobre alguna de las organizaciones o etapas históricas sobre las que he trabajado. Así descubrí a Erik Larson y su texto “En el jardín de las bestias”. Con ritmo de novela, el periodista norteamericano presenta una documentada historia, la del embajador Dodd y su familia en Berlín, de 1933 a 1938.

Resulta conveniente conocer la época y sus personajes, pero aunque así no fuera, la obra merece la pena. Se trata de uno de esos escasos volúmenes que combina rigor y agilidad narrativa. Un libro, en fin, para aprender lo que el ser humano no debería nunca repetir. La ingenuidad, la tolerancia, la… estupidez de Martha, la hija de Dodd es un canto a quienes siempre aspiran a contemporanizar. En algunos casos, puede ser bueno. Hacerlo con las bestias es una muestra de insania y/o de carencia de valores básicos. La tolerancia no debería ser nunca indolencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario