lunes, 15 de julio de 2013

EL GRAN SALTO

Título: El Gran Salto
Director: Joel Coen
Interpretes: Tim Robbins, Paul Newman, Jenifer Jason Leigh, Charles Durning.
Año: 1999
 
 
 
 
 
Paul Newman es el máximo ejecutivo de una compañía cuyo presidente acaba de suicidarse. Impulsado por el perverso interés de arruinar la empresa para que bajen las acciones y poder comprarla, contrata a Barnes (Tim Robbins), un recién licenciado en el Medio Oeste. Lo considera suficientemente estúpido como para que lleve adelante sus planes.
El malvado propósito de Paul Newman se verá obstaculizada por una periodista ganadora del premio “Pulitzer”, Jennifer Jason Leigt. Paralelamente, Barnes resulta tener suerte en la comercialización de lo que viene a denominarse el “hula-hoop”, un aro lleno de tierra, que se pone de moda en América.
            Múltiples son las enseñanzas para el mundo de los negocios:
1.- Las empresas buscan experiencia y no meras “promesas”, ni siquiera de grandes Escuelas de Negocios, pero menos de centros de formación sin prestigio (a decir verdad lo buscan todo: experiencia, formación, disponibilidad absoluta...). Se crítica solapada pero duramente a quienes hacen de la formación no una dedicación entregada, sino un engaña-ingenuos. Cuántas Escuelas de Negocios formadas por meros académicos merecen esta lacerante crítica.
            2.- El reflejo de cómo puede producirse la incorporación a una empresa proporciona unos minutos inolvidables: el proceso de socialización es rápido y basado en el sistema de Dirección Por Amenazas.
3.- Protegido por su ingenuidad, y a pesar de lo desmotivador del comienzo, el joven candidato sólo mira al futuro, mientras que los más experimentados le anuncian lo difícil que será lograr objetivos de superación en una entidad en la que incluso el minuto de silencio por la muerte del fundador es descontado del sueldo.
            4.- Otro momento de utilidad para la formación empresarial llega en el minuto 59: pocas veces se ha explicado de forma tan pedagógica la puesta en el mercado de un producto: desde la idea originaria, al paso por el departamento de producción, marketing, contabilidad... El modo en que es narrado el éxito –en el que se incluye el factor suerte- es extraordinario.
            5.- En línea con las obras de Capra, no faltan referencias morales. Apunto dos:
a)  el mal comportamiento inicial de la reportera, a quien remuerde la conciencia hasta que acaba por reconocer que por ese camino no se llega a ningún sitio. Y es que la verdad acaba por reclamar siempre sus derechos.
            b) otra moraleja la ofrece la auto condena de Paul Newman: el suicida le había dejado toda la fortuna si cumplía ciertas condiciones. La ambición desmedida, y el hecho de que no llegara a leer la carta que Barnes le llevaba, le suponen la pérdida –por exceso de anhelo- de lo que le hubiera correspondido. En gran medida, como he explicado con más detalle en otros lugares, una de las causas importantes de la falta de ética en los negocios procede de la incapacidad para gestionar bien los tiempos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario