lunes, 16 de septiembre de 2013

JERRY MAGUIRE


Título: Jerry Maguire
Director: Cameron Crowe
Intérpretes: Tom Cruise, Cuba Gooding jr, Renee Zellweger
Año: 1997
 
           
 
 
 
 
 
Jerry Maguire (Tom Cruise) es un ejecutivo agresivo de una agencia de representantes de deportistas de élite, SMI (Sports Management International). Un día  recapacita sobre los fines y los medios, y termina por considerar que los proveedores también son seres humanos y no sólo millones de dólares. De ahí a presentar a la dirección de su empresa una declaración de principios, sólo hay unas horas. Y a la calle, un leve empujón. Se encuentra entonces a comenzar desde cero. Renée Zellweger (Dorothy) le sigue ciegamente en su aventura. El deportista a promocionar es Cuba Gooding jr., en un papel que le valió el Oscar al mejor actor secundario. Frente a ellos, una ristra de malos poco creíbles. El final: suerte en el juego y en los amores.
            Muchas son las enseñanzas para el mundo de los negocios:
1.- Los tiburones acaban siempre por preguntarse (aunque sea una sola vez en su existencia): cuál es su lugar en el mundo.
2.- La defensa de las relaciones personales en las empresas exige con frecuencia el principio: Menos dinero, menos clientes. El resultado es que el sistema -en ese caso, Sport Management International- expulsa al idealista.
            3.- El reflejo de las relaciones entre los ejecutivos es magistral. A la vez que aplauden a Maguire en el vestíbulo del hotel, dos mantienen la siguiente conversación:
            -¿Cuánto tiempo le das?
            -Una semana, responde el otro.
            4.- El enfrentamiento entre buenos deseos y rentabilidad es permanente, con expresiones tan acertadas como:
            -Me importa el empleo, pero quiero sentirme inspirada.
            O también:
            -Por primera vez participo en algo en lo que realmente creo.
            5.- El recuerdo de los consejos del fallecido mentor de Maguire dan un tono de exigencia y motivación:
            -Encaja los golpes, mañana será otro día, le aconsejaba.
            6.- La búsqueda, en fin, de unas relaciones sensatas en el mundo mercantil permean todo el metraje. Desdicen dos o tres escenuscos sexuales que nada aportan al mensaje: la necesidad de encontrar sentido al trabajo y la humanización de las relaciones entre los Recursos Humanos en las empresas y de éstos con los stakeholders.
           
 
           
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario