lunes, 21 de abril de 2014

MÚSICA DEL CORAZÓN


Título: Música del corazón

Director: Wes Caven

Actores: Meryl Streep, Aidan Quinn, Angela Bassett, Henry Dinhofer, Michael Angarano, Charlie Hofheimer, Kieran Culkin y Gloria Stefan.

Música: Mason Daring

Año: 1999

Temas: Administración pública. Audacia. Emprendizaje. Estrategia. Lealtad. Profesionalidad. Trabajo y familia. Valores.

         
   Una honrada madre de familia, Roberta Guaspari (Meryl Streep), es abandonada por su marido. La situación a la que se enfrenta no es sencilla, porque ella ha dejado su trabajo; volver a arrancar en todos los frentes –laboral, afectivo, etc.- no resulta andadero. Dos hijos le acompañan en esa difícil pero apasionante aventura de abrirse una senda en la existencia cuando las previamente empleadas se han ido bloqueando.

            Brian (Aidan Quinn), un viejo amigo, le aconseja que vuelva a algo que le agradaba: impartir clase de música. La sugerencia es oportuna, pero su puesta en práctica no es inmediata ni aparentemente factible, porque la directora del instituto de Harlem al que se dirige, ni está ilusionada con la idea ni tampoco tiene financiación para llevarla a cabo. Con no poco esfuerzo, Roberta logra convencer a la reticente responsable.

            Los problemas no acaban ahí. Uno que surge enseguida es el escasísimo entusiasmo de algunos padres por la materia. Una madre llega a firmar que no entiende por qué han de perder el tiempo sus hijos aprendiendo música de “hombres blancos muertos”.

            En estas circunstancias, Brian intenta unas maniobras de aproximación para cubrir el hueco sentimental, pero su propuesta tiene un carácter temporal, que lleva a una valiente respuesta por parte de la profesora Guaspari:

            -Quedas despedido. Necesito a alguien que se comprometa.

            La seguridad de la profesora de música en su proyecto es tal que va arrastrando a otros. No escasean las dificultades, pero su capacidad de entusiasmo supera una tras otra las barreras que se alzan: escasez de material, de espacio, de atención... Y es que, cuando una iniciativa es válida, y la persona que se propone llevarla adelante pone el debido esfuerzo, nunca queda en el arcén.

            Tras las etapas iniciales, el programa de clases de violín va extendiéndose desde su original localización a otras escuelas de la zona. Precisamente después de esos diez años de esfuerzo surge uno de esos inconvenientes que asustarían a  cualquier emprendedor: ya no quedan medios financieros de ningún tipo. Roberta está decidida a que nada ni nadie detenga su empeño (¡gran ejemplo para cualquiera en el mundo del emprendizaje y en el de la vida en general!).

            La idea surge como de la nada en medio de un brain storming: un Concierto benéfico en el Carneigge Hall podría aportar la solución al difícil dilema.

En ese momento, la película pasa a convertirse en algo parecido a un documental (aunque todo el metraje de algún modo lo sea, pues en realidad el guión está basado en sucesos reales). El éxito –para nada asegurado previamente- llegará imparable.

Muchas son las enseñanzas para el mundo de la empresa:

1.- Comenzar un proyecto desde la nada (o casi) es más difícil que hacerlo con una imagen de marca implantada o con un número suficiente de contactos bien posicionados en la escala social y/o profesional.

2.- Los obstáculos son parte del camino, no situaciones excepcionales. Quien quiera dejar su impronta, ha de contar con ellos.

3.- La familia (en este caso los hijos) son un buen motivo para ir adelante. De hecho, muchos problemas psicológicos provienen de la ausencia de motores “movilizadores” por los que esforzarse cada día.

4.- A la hora de elegir un proyecto, no sólo hay que tener en cuenta lo que proporcionará más o menos dinero, sino aquello en lo que uno disfrutará. Sigue siendo válido el consejo para elegir un trabajo: pensar en aquello que a uno le agradaría hacer gratis toda su vida e intentar cobrar por ello.

5.- Hay personas que aparecen y desaparecen, y otros que saben estar presentes en los momentos más duros. Estos últimos son los buenos amigos, que a la vez resultan ser amigos buenos.

6.- La mayor parte de las personas no están a favor ni en contra. Sólo esperan a que una iniciativa salga adelante para asegurar que siempre creyeron en ella. O que fracase, para afirmar con rotundidad que profetizaron ellos ese desastre tiempo atrás.

7.- Quienes están cerca (en este caso los hijos) casi siempre ayudan “de verdad”, pero en lo formal pueden ser un poco reticentes.

8.- No se han inventado atajos para obtener resultados valiosos. Las simplificaciones habitualmente no sirven: hay que recorrer el camino entero, aunque sólo sea para conocerlo con la imprescindible profundidad.

9.- Pasados los momentos de los aplausos (si es que, como en este caso, llegan), hay que pensar siempre en que el trabajo real, el de cada día, no lo hará nadie por uno mismo, por muy bonitas que sean las promesas.

10.- Siempre quedan algunos amigos dispuestos a ayudar o, cuando menos, a sugerir sendas que uno sólo quizá no descubriría.


Resulta esperanzador verificar que la maquinaria cinematográfica es capaz de producir películas de este tipo. Aunque –por decirlo todo- la aceptación de público no haya sido excesiva. Quizá una de las razones sea que, acostumbrados a tanto mamporro gratuito, un metraje que toca la fibra (porque éste la alcanza...) haya de tener menos acogida. No se hizo la miel para la boca...


2 comentarios:

  1. Hola Javier,

    He leído en tu blog que en 2014 ibas a publicar una lista de los libros que más te han influido entre los más de 6.000 que has leído a lo largo de tu vida. He echado un ojo a las entradas de este año pero no he visto nada (lo he hecho rápido, así que igual se me ha pasado). A mí me sería muy útil, ya me diste una lista en la Universidad, allá por 1998 y me valió para reencontrarme con la lectura. Gracias por legar tu conocimiento

    Carlos Rilova

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes Carlos, tal como anunciaba en el post al que haces referencia, una vez al mes menciono uno de esos libros con los datos precisos para encontrarlo y una breve explicación. Pretendo recomendar doce al año, cada año. En 2014, como verás al releer entradas desde enero, ya van varios. Muchas gracias por tus amables palabras. Un abrazo

    Javier

    ResponderEliminar