lunes, 26 de mayo de 2014

LA PEQUEÑA CRÓNICA DE ANA MAGDALENA BACH


Anónimo (1983): La pequeña crónica de Ana Magdalena Bach.Edt. juventud.

El género biográfico es delicioso cuando quien escribe conoce al personaje y cuenta con buena pluma. En esta obra anónima, probablemente escrita en el siglo XIX, el lector es introducido en el fantástico mundo de la familia Bach. Es uno de esostextos que nadie debería perderse.

Entre los múltiples pasajes que han sido reproducidos por su encanto, a la vez que por su dureza, se cuenta el siguiente: “Nuestra familia no cesaba de aumentar y la cuna estaba constantemente ocupada, aunque, ¡ay!, la mano estranguladora de la muerte nos había arrancado de ella a alguno de sus pequeños ocupantes. Hubo tiempos, tengo que confesarlo, en que me parecía cruel llevar hijos en el vientre para perderlos luego y tener que enterrar amor y esperanzas en sus pequeñas tumbas (...).
La mayor de mis hijas, Cristina Sofía, no vivió mas que hasta la edad de tres años, y también mi segundo hijo, Christian Gottlieb, murió a la más tierna edad. Ernesto Andrés no vivió más que unos pocos días más, y la niña que le siguió, Regina Juana, tampoco había llegado a su quinto cumpleaños cuando dejó este mundo. Cristina Benedicta, que vio la luz un día después que el del Niño de Belén, no pudo resistir el crudo invierno y nos dejó antes de que el nuevo año llegase a su cuarto día (...)
Cristina Dorotea no vivió más que un año y un verano, y Juan Augusto no vio la luz más que durante tres días. Así perdimos siete de nuestros trece hijos, (...) bondadosas mujeres de la vecindad trataban de consolarme diciéndome que el destino de todas las madres es traer hijos a este mundo para perderlos luego, y que podía considerarme feliz si llegaba a criar la mitad de los que hubiese dado a luz.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario