lunes, 4 de mayo de 2015

EUGENIA GRANDET

BALZAC, Honoré (1799-1850): Eugenia Grandet


Félix Grandetes un avaro patológico que ha prosperado gracias a su olfato por los negocios y aprovechándose de la incertidumbre del momento. Además ha recibido varias herencias en pocos meses.A pesar de su riqueza, vive junto con su hija en una residencia cochambrosa cuya reforma no procura; únicamente tiene como objetivo acrecentar sus caudales.

Diversos varones, que intuyen la fortuna del señor Grandet, ven en su hija un excepcional partido. Dos de ellos aspiran a emparentar con la familia por medio de la muchacha: uno, Des Grassins; el otro, Cruchot. La familia del banquero y la del abogado visitan con asiduidad a los Grandet, y Félix las enfrenta para sacar provecho. Eugénie permanece ajena a todos estos tejemanejes.



La reflexión de Balzac aquí sólo esbozada plantea la relevancia de la avaricia como limitación vital. Quien vive obsesionado por acumular, más que vivir se limita a durar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario